Reservas online
Hotel Gravina51**** • Gravina 51, 41001. SEVILLA (Spain) • Tel.: (+34) 954217501 • hotel@hotelgravina51.com
FacebookInstagramTripadvisor

Viajando en tiempos de Covid

Después de una pandemia mundial y varios meses de confinamiento, gradualmente nos acercamos a la reapertura de fronteras. Cuando planeamos nuestros próximos viajes, debemos de tener en cuenta las medidas de seguridad y es de sentido común evitar las grandes aglomeraciones. En Sevilla contamos con variedad de monumentos al aire libre y parques repletos de arte e historia. Sin embargo, hoy queremos proponerles un paseo por nuestras propias calles que resultan también patrimonio y esconden a simple vista cultura y patrimonio artístico.

Desde nuestro hotel Gravina 51, a través de la calle Zaragoza, resulta cómodo andar hasta encontrarnos con la Catedral de Sevilla, la catedral de Santa María de la Sede. Nosotros, sevillanos, muchas veces olvidamos levantar la vista y admirar lo impresionante de su arquitectura y sus fachadas. Por ello, le invitamos a pasear por sus alrededores que, junto al Real Alcázar y el Archivo de Indias constituyen un magnífico ejemplo de las grandes etapas de la historia urbana de la ciudad: musulmana, cristiana y gran metrópolis del siglo XVI como Puerto de Indias. El buen estado de conservación de las construcciones históricas llevó a la UNESCO a considerarla como Patrimonio de la Humanidad en 1987. La inmensa catedral con sus cinco naves es el edificio gótico más grande de Europa. La Giralda, por otro lado, es una sobresaliente muestra de arquitectura almohade, siendo anteriormente el minarete de la Gran Mezquita que constituye los cimientos de la catedral cristiana.

Le invitamos a rodear sus construcciones, observar los pórticos o portadas y asomarse a las puertas del Patio de los Naranjos -única zona intacta de la antigua mezquita, ya que la Giralda fue coronada con la legendaria estatua dorada del Giraldillo, símbolo de la ciudad. Es probable que durante su paseo se haya fijado en unas pintadas rojas en sus muros, especialmente en la fachada de cara a la calle Alemanes. No, no se trata de graffitis, pero sus trazos rojos llaman la atención de sevillanos y turistas que se preguntan cómo se llegó a pintar -casi de la noche a la mañana- el muro más antiguo de la catedral. Al menos no se trata de arte urbano como lo conocemos hoy en día. Los símbolos, mezclas de números y letras, salieron a la luz durante las obras de limpieza y restauración de los exteriores hace tan solo unos años. Se tratan de graffitis de hasta 1857, nombres inscritos de aquellos estudiantes que se graduaban como doctor en la Universidad de Sevilla y querían inmortalizar su éxito en las fachadas. Además encontrará tanto en la catedral como en el Archivo de Indias el siguiente símbolo, traducido como Vítor, derivado del Bajo Imperio Romano y que se convierte en un grito de felicidad... ¡Viva!

El alivio que conlleva acabar los estudios es un sentimiento con el que podemos seguir identificándonos en el siglo XXI, por lo que perdonamos las manchas y las exhibimos como una muestra más de todas las culturas que han habitado la ciudad de Sevilla a lo largo de la historia.

Continuando a través del conjunto de edificios históricos, en el centro del triángulo que conforman catedral, Archivo de Indias y el Real Alcázar de Sevilla se encuentra la Plaza del Triunfo. Estos tres edificios pueden visitarse comprando con antelación una entrada en su página web, resultan una visita obligada que todos nuestros clientes disfrutan, pero en esta entrada del blog pretendemos mostrarle detalles más sutiles: escondidos a los ojos del turista y por tanto, de las aglomeraciones en tiempos de coronavirus.

La plaza del Triunfo es un increíble espacio abierto que realiza el papel de eje entre estos tres gigantes de la arquitectura sevillana. El nombre de la plaza se debe a un templete estilo barroco que puede encontrar cerca de la fachada trasera del Archivo de Indias, generalmente rodeado de coches de caballos. Tras el terremoto de Lisboa de 1755, que se extendió por todo el sur de España, se levantó a año siguiente esta escultura para agradecer a la Virgen Nuestra Señora del Patrocinio que, aunque toda la catedral temblara como gelatina, la torre de la Giralda se mantuviera firme y su patrimonio no sufriera daño alguno.

En las faltas de la escultura a la Inmaculada Concepción encontrará los rostros angelicales de los personajes más célebres de la ciudad, como el pintor Bartolomé Esteban Murillo o el escultor Martínez Montañés. Las creaciones de ambos artistas pueden encontrarse en el Museo de Bellas Artes, a tan solo un par de minutos del hotel Gravina 51 y del que hablaremos en próximas ocasiones.

Si se sitúa en la estatua mirando al templete, tendrá a su izquierda el Real Alcázar. En vez de dirigirse a la puerta del León (fácilmente identificable por los azulejos con un león decorando y las larguísimas colas que se suelen formar para el acceso al palacio), entre a través de la muralla al Patio de las Banderas. Se trata de una plaza pública del barrio de Santa Cruz, además de las entradas más secretas a la zona más íntima: la judería de Sevilla.

Atraviese entonces los naranjos hasta la esquina izquierda, donde un diminuto callejón de techos bajos le conducirá al laberinto de calles mágicas y excepcionalmente bien conservada gracias al misticismo y la reclusión de la comunidad durante las distintas ocupaciones de la ciudad. Cuando lo cruce tenga en cuenta que en el centro de Sevilla las aceras y los adoquines entierran siglos y siglos de construcciones bajo sus pies. En la década de 1970 se encontraron en el subsuelo restos arquitectónicos de una basílica cristiana que pudiera ser del siglo IV, usada después por romanos y visigodos y que hoy se expone dentro del Alcázar.

En esta zona del barrio de Santa Cruz encontrará lugares de leyenda como el Callejón del Agua y la calle Susona, enclaves románticos y tenebrosos según las historias sevillanas. El Callejón del Agua nos regala un paseo bello -atrévase a asomarse a los distintos patios tradicionales decorados que dan al callejón- con buganvillas colgantes y un fresco aroma a azahar de los naranjos escondidos intramuros. El Callejón del Agua está lleno de placas conmemorativas, como aquella que conmemora al escritor de Los Cuentos de la Alhambra, Washington Irving, en la fachada de su propia casa. Distintas leyendas de amor y muerte rodean las calles de la judería que durante mucho tiempo fue habitada por la comunidad sefardí y enclaustrada del resto de la ciudad. En la calle Susona, que desemboca en el Callejón del Agua tiene lugar una de las leyendas más tristes, por lo que le invitamos a buscar el azulejo conmemorativo que recuerda la historia y la descifra ante la mirada de los turistas más curiosos.

Le recomendamos siempre llevar un mapa durante sus paseos por Sant Cruz, ya que resulta un distrito laberíntico y en el que uno tiende a perderse por sus calles sinuosas y callejuelas estrechas. Puede pedir uno en la recepción de nuestro hotel Gravina 51, incluso preguntarnos por diferentes tours a pie que le acompañen a descubrir la judería sevillana. Estaremos encantados de ayudarle.

Al final del Callejón del Agua se encuentran los Jardines de Murillo, bautizados en nombre del célebre pintor sevillano al que ya hemos mencionado, cuya casa se encuentra en los alrededores del parque. Se trata de un espacio verde increíble, formado por pequeñas glorietas con fuentes de cerámica y ladrillo que impresionan en contraste a su cuidada vegetación. Hace siglos la huerta del palacio del Real Alcázar fue convertida en este espacio público donde niños y ancianos disfrutan de su tranquilidad y los jóvenes se reúnen en pequeños grupos ante el amparo de los grandes árboles y los bancos de cerámica escondidos entre ellos. Se trata de un jardín vivo: magnolias, naranjos, ficus, damas de noche... Los olores típicamente sevillanos inundan sus caminos de tierra que pueden conducirle hasta la estatua de Don Juan Tenorio, el gigantesco monumento a Cristóbal de Colón o a la romántica glorieta del pintor García Ramos, perfecta para descansar y hacer una pausa en nuestro paseo.

Hasta ahora hemos descubierto una Sevilla construida a capas, donde a la vista del turista atento se puede apreciar la yuxtaposición de culturas y comunidades. En la siguiente parte de nuestro paseo nos alejaremos aún más de las aglomeraciones, hundiéndonos en las profundidades del Barrio de San Bartolomé, descubriendo casas palacios, iglesias y una colorida plaza llena de vida y modernos cafés llamada -atento spoiler- la Alfalfa, antiguo foro de la época imperial romana. Por el momento nos quedamos descansando bajo el fresco de los Jardines de Murillo. Si se le abre el apetito, le recomendamos caminar hacia el extremo izquierdo del parque -visto desde la entrada desde el Callejón del Agua- hasta la Plaza de los Refinadores y la Puerta de la Carne. Allí encontrará varias bodegas sevillanas, así como bares de tapa y la antigua Freiduría Puerta de la Carne, donde se sirve tanto el típico pescaito frito como unos deliciosos churros con chocolate para desayunos y meriendas.

Nosotros estaremos en los comentarios, respondiendo a cualquier pregunta o sugerencia y, por supuesto en el hotel Gravina 51, donde trabajamos para proporcionarles una experiencia única en Sevilla, acercándoles a nuestra cultura y descubriéndole los secretos de la capital andaluza. Puede escribirnos también a nuestras redes sociales, donde publicamos todas las semanas nuevas ideas para disfrutar de su paso por Sevilla, también adaptados a las nuevas medidas de seguridad.

¡Esperamos verle con nosotros muy pronto!

Visite Sevilla
Visite Sevilla Su Hogar en Sevilla

Visite Sevilla

Viva una experiencia turística total.

Su Hogar en Sevilla

Equipadas y decoradas al detalle, pensando en lo que se necesita para una estancia perfecta.

Ofertas


Sitio web oficial

¡Reserve directamente en nuestro sitio web para obtener las mejores tarifas!

 
Parking

Hotel Gravina51 | SEVILLA | 3 razones para alojarse con nosotros - 1

 
Servicio de Recogida

Hotel Gravina51 | SEVILLA | 3 razones para alojarse con nosotros - 2

 
Bar & Room Service

Hotel Gravina51 | SEVILLA | 3 razones para alojarse con nosotros - 3